Cuándo se usó el CGI

El CGI (Computer Generated Imagery, por sus siglas en inglés) se ha utilizado en el cine desde la década de 1970. Sin embargo, fue en la década de 1990 cuando el CGI comenzó a ser ampliamente utilizado y se convirtió en una parte integral de la industria cinematográfica.

Una de las primeras películas en utilizar el CGI de manera destacada fue «Tron» en 1982. Esta película utilizó imágenes generadas por computadora para crear un mundo virtual dentro de la película. Aunque en ese momento el CGI era primitivo en comparación con los estándares actuales, sentó las bases para el uso futuro de la tecnología en el cine.

En la década de 1990, el CGI se hizo más accesible y las películas comenzaron a utilizarlo de manera más amplia. Algunas películas notables que utilizaron el CGI en esta década incluyen «Jurassic Park» (1993), «Terminator 2: Judgment Day» (1991) y «The Matrix» (1999). Estas películas demostraron el poder y el potencial del CGI para crear efectos visuales impresionantes y realistas.

Con el avance de la tecnología, el CGI se ha convertido en una herramienta común en la producción de películas. Hoy en día, prácticamente todas las películas utilizan algún tipo de efectos generados por computadora, ya sea para crear mundos virtuales, personajes animados o efectos visuales espectaculares.

Índice
  1. Origen del uso del CGI en la industria cinematográfica
  2. Aprende el uso del CGI

Origen del uso del CGI en la industria cinematográfica

El uso del CGI (Computer Generated Imagery) en la industria cinematográfica ha revolucionado la forma en que se crean y se presentan las imágenes en la pantalla grande. Este recurso tecnológico ha permitido a los cineastas crear mundos y personajes completamente digitales, llevando la narrativa visual a un nivel nunca antes visto.

El origen del CGI se remonta a la década de 1970, cuando los primeros pasos en la creación de imágenes generadas por computadora comenzaron a dar sus frutos. Fue en 1973 cuando se produjo el primer uso significativo del CGI en una película, con la creación de una secuencia de gráficos por computadora en «Westworld». Esta película, dirigida por Michael Crichton, mostró el potencial del CGI para crear efectos visuales impresionantes y realistas.

Sin embargo, fue en la década de 1980 cuando el uso del CGI comenzó a expandirse y a volverse más prominente en la industria cinematográfica. Películas como «Tron» (1982) y «The Last Starfighter» (1984) utilizaron el CGI para crear mundos digitales y efectos especiales, abriendo así las puertas a un nuevo mundo de posibilidades para los cineastas.

A medida que la tecnología avanzaba, el CGI se volvió más sofisticado y realista. Películas como «Terminator 2: Judgment Day» (1991) y «Jurassic Park» (1993) mostraron cómo el CGI podía utilizarse para crear personajes y criaturas digitales que se integraban perfectamente con el mundo real.

En la década de 2000, el uso del CGI se convirtió en una herramienta indispensable en la industria cinematográfica. Películas como «The Lord of the Rings» (2001-2003) y «Avatar» (2009) demostraron cómo el CGI podía utilizarse para crear mundos enteros y dar vida a criaturas fantásticas con un nivel de detalle y realismo sin precedentes.

Hoy en día, el CGI se utiliza en prácticamente todas las producciones cinematográficas.

Desde películas de superhéroes hasta películas de animación, el CGI se ha convertido en una herramienta esencial para contar historias y crear imágenes asombrosas en la pantalla grande.

Aprende el uso del CGI

El CGI (Common Gateway Interface) es una tecnología ampliamente utilizada en el desarrollo web para generar contenido dinámico en páginas HTML. A través del uso del CGI, es posible interactuar con el servidor y realizar diversas acciones, como enviar formularios, procesar datos y mostrar resultados personalizados.

El CGI se basa en scripts escritos en diferentes lenguajes de programación, como Perl, Python o PHP, que se ejecutan en el servidor y generan la respuesta correspondiente. Estos scripts pueden recibir parámetros desde la URL o desde formularios HTML, y utilizar esos datos para realizar operaciones y generar una salida.

Una de las ventajas del CGI es su flexibilidad y versatilidad. Puedes utilizar cualquier lenguaje de programación compatible con CGI para crear tus scripts, lo que te permite trabajar con el que te resulte más cómodo o que mejor se ajuste a tus necesidades. Además, el CGI se puede utilizar en cualquier plataforma, ya sea Windows, Linux o MacOS.

Para comenzar a utilizar el CGI, es necesario que tengas un servidor web que lo soporte. La mayoría de los servidores web modernos ya incluyen soporte para CGI de forma nativa, por lo que no deberías tener problemas para encontrar uno adecuado. Una vez que tienes el servidor configurado, puedes comenzar a escribir tus scripts CGI.

El primer paso es crear un archivo con extensión «.cgi» o «.pl» (dependiendo del lenguaje que estés utilizando), y asignarle permisos de ejecución. Este archivo contendrá el código del script que se ejecutará en el servidor. Puedes utilizar cualquier editor de texto para escribir el código, y luego guardarlo en la ubicación adecuada en el servidor.

En el código del script, tendrás que procesar los datos recibidos, ya sea a través de la URL o de un formulario HTML. Puedes utilizar las funciones proporcionadas por el lenguaje de programación para manipular y validar los datos, realizar operaciones y generar la salida correspondiente.

Una vez que el script esté escrito y configurado en el servidor, podrás invocarlo desde una página HTML utilizando la etiqueta

en conjunto con el atributo «action». De esta manera, podrás enviar los datos ingresados por el usuario al script CGI para su procesamiento.

Es importante tener en cuenta que el CGI puede ser una tecnología poderosa, pero también puede consumir muchos recursos del servidor si no se utiliza correctamente. Por eso, es recomendable optimizar el código y realizar pruebas exhaustivas para asegurarse de que todo funcione correctamente.

¡Hasta la próxima, amantes del CGI!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Este sitio web utiliza cookies para asegurar que obtenga la mejor experiencia en nuestra página. Leer más